¡VIVAMOS!

¡Vamos a hablar el día de hoy Sin tapujos! Vamos a hablar de todo y de nada un poco, en un espacio en el que todos seamos constructores de conocimiento, por lo menos, de una buena plática o de un “buen tinto”.



¡VIVAMOS!

“-Así es -suspiró el coronel-. La vida es la cosa mejor que se ha inventado.” Gabriel García Márquez. El coronel no tiene quien le escriba (1961)


¿Cómo vivir mejor? Esta es una de las preguntas más bellas que Fernando Savater utiliza para conversar con su hijo sobre algo de filosofía, ética e historia en Ética para Amador (1991). Fue este libro el que me condujo a leer apasionadamente y del cual quiero extraer la pregunta con la que quiero comenzar este breve artículo.

El acto de vivir es tan personal que no se puede dimensionar en un solo sentido. El acto de vivir, y no meramente de existir es demasiado emocionante, así como subjetivo. Y aún mas personal es el acto de “vivir mejor”. Haciendo esa aclaración, el día de hoy quiero exaltar a aquellos que están equipados con una armadura para saber “vivir mejor”, esos con la fortaleza en su andar por la vida pese a las adversidades. Son estos personajes, casi míticos, que sin importar los obstáculos se llenan de la valentía para comenzar sus días… para seguir adelante.

Para hablar de estas mujeres y hombres, quiero que como lector se ponga en el lugar del otro, de aquel que conoce a través de los titulares mediáticos, de sus familiares, o de un amigo cercano, pero también en el lugar de usted mismo en el pasado. ¿Qué hace que una mujer víctima de la violencia sexual y del desplazamiento forzoso se convierta en una emprendedora, una líder social y/o sostenga una familia? ¿Cómo podemos sobrellevar la muerte o la enfermedad?

Existen muchas respuestas, pero hoy quiero poner en la mesa la capacidad de adaptación que tenemos como seres humanos enfrentando el trauma, los problemas cotidianos, la tragedia, el estrés (APA, s.f. p. 2), entre muchas otras situaciones. La capacidad de adaptarnos, vencer y vivir. No solo sobrevivir. Esta capacidad que se ha denominado “resiliencia”.

La resiliencia es una propiedad que tiene la materia para recuperarse, para volver a su estado natural una vez se acaba la perturbación a la que estuvo sometida. Como seres humanos, trascendemos esa capacidad de recuperación, no sólo volviendo a nuestro estado natural, sino mejorándolo. ¡Superándonos! Ser resiliente no consiste en no experimentar sufrimiento (APA, s.f. p. 2), sino en resurgir de las experiencias difíciles.

Admirar la capacidad de resiliencia del otro y de usted mismo es importante para reproducir ese comportamiento que ayuda a “vivir mejor”. Por lo anterior, invito a todos a exaltar las fortalezas de los demás, trabajar en su persona con el propósito secundario de cuidar y apoyar al prójimo. Vivir mejor es un trabajo de equipo.




APA American Psychological Association. (s.f) The road to Resilience. https://www.uis.edu/counselingcenter/wp-content/uploads/sites/87/2013/04/the_road_to_resilience.pdf

15 views

Subscribe Form

©2020 by SIN TAPUJOS. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now